—— Viene de Noche de Paz ——

Volamos bajo, entre el manto de nubes y el mar agitado. De noche y a esta altura los Alisios tienen unas fauces frías como la muerte, pero dentro del nimbo casi no las noto. Al contrario que mis acompañantes. Makel de las Potestades y Haaiha de los Serafines. Los dos acabarán siendo mucho más poderosos y útiles a la causa que yo. Pero de momento son dos ángeles recién encarnados que no tienen ni idea de como funcionan las cosas por aquí. Y que ahora mismo se están helando sus celestiales culos dentro del mono de vuelo, porque no son capaces de proyectar un campo de energía que los proteja de los elementos.

En eso los caídos nos sacan ventaja. Siempre estuvieron más cerca de la humanidad que la mayoría de nosotros. Mientras la Hueste Celestial cantaba alabanzas al Creador en los las altas esferas metafísicas, los demonios cortejaban monjas. Hacían tratos con mortales, entregando riquezas y poderes menores a cambio de la energía de sus almas inmortales. Y hasta creaban sus propias religiones retorcidas rodeándose de humanos ansiosos. Ganaban influencia en la cambiante sociedad humana. Con todo eso nos sacaron mucha ventaja aún antes de que llegara el Apocalipsis, la guerra que ha convertido a este ángel de la guarda en una suerte de cabo de instrucción.

Percibo una vibración armónica de Haaiha, es algo torpe pero entiendo el significado. Apenas lleva dos semana en el plano físico, una menos que Makel, y ninguno de los dos es capaz aún de comunicarse como lo harían en las esferas superiores. Llevamos los comunicadores de los cascos apagados para que practiquen. Me dice que nuestro objetivo ha variado el rumbo, acelerando hacia el oeste, ajustamos la dirección y batimos las alas con más fuerza.

Salimos de Azores rumbo sur a las seis. Los novatos tenían que aprender a dosificar la energía en vuelos de larga duración y yo, de paso, quería enseñarles el perímetro de balizas que rodea el Complejo Atlantis. Desde que la guerra se ha enfriado los cazas del Complejo no dan problemas si te mantienes fuera de su espacio aéreo. Tenía que ser un vuelo de rutina y de vuelta en casa para cantar los villancicos. Pero no iba a tener tanta suerte.

A eso de las nueve Haaiha sintió algo nadando muy rápido en dirección suroeste, directo a las balizas de Atlantis. Cuanto más alto estás en la jerarquía angelical más sensible eres a las emanaciones de energía negativa, y un Serafín esta casi en la cima, por muy novato que sea. No fue capaz de identificar la fuente, pero si su posición aproximada y su potencia, respetable. Informamos del encuentro y recibimos ordenes prioritarias de no perder el origen de la emanación. Y aquí estamos, la noche de Navidad, esperando que lleguen los refuerzos, mientras seguimos un objetivo indeterminado dentro del perímetro del Complejo. Haaiha está usando energía en bruto para ocultarnos de los radares, sólo tenemos que preocuparnos de que no nos vean físicamente.

Los novatos lo están pasando mal, el día a sido largo y tenso. Ambos disponen de mucha más energía que yo, pero no saben modularla. Makel, parece llevarlo peor. Les estoy dando instrucciones sobre como aprovechar las corrientes para descansar en vuelo cuando la misión empieza a torcerse de verdad.

De pronto los vientos cambian. Un monstruoso vendaval rumbo noreste nos zarandea y hace un desgarrón en las nubes que nos cubrían. He notado una influencia desde algún lugar bajo nosotros, pero no es energía negativa. Haaiha lo confirma, algo sobre el mar ha provocado el cambio. Makel informa que el cielo sobre nosotros está despejado, ni rastro de cazas. Buscamos pero no encontramos más emanaciones que la del objetivo, muy por debajo de la superficie. No me gusta nada, esto significa que hay alguien más rondando. ¿Alguien que también sigue a nuestra presa? ¿Que la protege?. Seguimos volando para intentar salir de la zona iluminada por la luna llena. Y entonces la cosa se pone realmente mal.

Makel estaba equivocado. Oigo el primer estallido sónico demasiado tarde. El segundo estallido casi nos deja sordos cuando el avión de guerra pasa a escasos veinte metros. El efecto es devastador. El aire desalojado por el caza lanza los novatos en barrena hacia el mar. Los oigo gritar en mi cabeza por encima del intenso pitido que me perfora los oídos. Están aturdidos y no son capaces de controlar la caída. Punto para el piloto. Desvío energía hacia ellos para crear unos nimbos tenues, que al menos les permitan estabilizarse. Y me lanzo tras el caza.

Ha empezado a perder velocidad, podría perderme manteniendo la velocidad supersónica, pero lo que quiere es derribarme. Y yo tengo que detenerlo antes de que informe a su base. Lanzo un arco de luz contra él y lo esquiva con un tirabuzón. Disparo una ráfaga de proyectiles y vuelve a esquivarlos ascendiendo para entrar en el manto de nubes. Acelero para no perderlo. Me estoy alejando de los novatos. En cuanto entra en la niebla dos misiles salen disparados hacia mí. Creo un duplicado mío, traslucido y luminoso, que se lanza directo al primer misil. Ambos estallan lejos de mi. El otro lo desvío con una ráfaga de viento y parto por la mitad con otro arco. Los pedazos caen hacia la jauría de olas sin llegar a estallar.

No voy a seguir jugando al pilla pilla. Fijo el punto donde desapareció el caza y llamo al Rayo con su nombre secreto, el que le dio El Creador hace milenios. Responde solícito, electrificando todo el mar de nubes en varios kilómetros a la redonda. El estallido de luz rompe la noche en un millar de esquirlas electrificadas. Espero con lo puños cargados, pero no hay rastro del caza. Hasta que oigo la transmisión de radio. Habían preparado una emboscada pero algo salió mal. Está informando del encuentro y pide refuerzos. Mierda.

Desde abajo me llegan las vibraciones de los novatos. Son demasiado poco humanos para transmitir miedo o preocupación, pero veo que su situación es muy mala. Había otro caza, que aunque no les disparó, pasó muy cerca también y les está costando estabilizarse. El caza también se ha perdido entre las nubes. Puede que vuelvan a terminar la faena. Pero lo realmente malo es que nuestra presa se ha manifestado. ¡Ha saltado desde la profundidades y está atacándolos! Les ordeno que asciendan, que se alejen del mar. No sabemos nada de esa cosa, si se enfrentan a él consumirán las fuerzas que les quedan. Me lanzo en picado. De golpe, dejo de percibir los armónicos de Makel. Malo, Malo, Malo.

Aprieto los dientes, pego las alas y los brazos al cuerpo y elimino el nimbo para reservar energía. No dejo de llamar a los novatos, a través de los comunicadores incluso, pero la única respuesta que recibo es el silbido furioso del viento en las entradas de aire del casco. Noto el despliegue de energía positiva de Haaiha, está luchando. Un destello de luz me indica su posición exacta. Ha materializado una espada de fuego y la está blandiendo contra algo enorme que se retuerce sobre el mar. Mierda, mierda, mierda.

—— Continua en Noche de Oscuridad ——

Anuncios

11 comentarios en “Noche de Guerra

  1. poco a poco voy dando pasos hacia el objetivo de hacer algo serio con esta historia apocalíptica. la etiqueta A2k, que vendría significar “Apocalipsis 2000”, será la etiqueta de las historias que cuente dentro de ese universo de bolsillo que llevo años amasando.

    por cierto, mi betalectores (sufridos, pacientes y poseedores desde ya de una parcela en el paraíso, sólo por soportarme) dicen que el texto gana leído a continuación de “Noche de Paz”. por eso he puesto el link al principio. que no se diga que no os cuido 😉

  2. Hola Sergio,

    el relato que habías enviado a Literautas era bueno, pero este incluso es mucho mejor, aquí se ve claramente el daño que hacen las tijeras con las dichosas 750 palabras…

    ¡Enhorabuena, un abrazo!

    PD: ¡Esperando “Noche de Silencio”! 🙂

    1. muchas gracias Wolfdux. sí, lo de las 750 palabras de Literautas puede ser un infierno. aunque tengo que aprender a escribir dentro de ese margen, que hay compañeros que lo hacen y se lucen 😉

      un saludo, nos leemos!!

    1. gracias por pasarte Isabel. claro que no me molesta 😉 .. más bien me queda grande, que la obra de J.J. Benítez es una obra de ficción y ensayo del carajo … yo me quedo en frikismo con toques bíblicos ^^

      un abrazo, nos leemos!!!

  3. Hola Sergio, me he leído ambos relatos. Me gusta más este que “Noche de Paz”, dos formatos, diálogo frente a narración, las dos versiones del mismo hecho. Me gusta este por la atmósfera que creas de tensión. Me gusta la voz de ese narrador que has creado.
    Veremos el final en Noche de Silencio, pero no apunta cosas buenas… 😉
    Enhorabuena.
    Un abrazo,
    SalyTierra (http://salytierra.wordpress.com/)

    1. wenas 🙂
      je, a mi también me gusta más este, pero porque aquí pude añadir más detalles del trasfondo… que llevo mucho tiempo dando vueltas y ya había ganas de empezar a hacer algo con él.

      pero yo creo que a ti te gustarían más “El vacío entre las estrellas” y “Baobhan Sith” … son otro tipo de textos, ¿les echarías un vistazo y me cuentas? 😉

      gracias por pasarte y dejarme unas letras. nos leemos.

  4. Hola Sergio 😀 me gustó mucho esta historia. Tiene muchísima fuerza y contenido. Ojalá no la abandones y llegues a convertirla en un todo 🙂
    Abrzos! (Ah, y estoy con vos en lo de las 750 palabras. Un mal necesario jaja)

    1. gracias amigo. después de tanto tiempo no creo que se quede en la cuneta ^^. cuando acabe los otro dos textos la historia estará lista para que me ponga a escribir algo más largo a partir de ese punto. ya veremos como sale. un abrazo, nos leemos!

  5. Ay, las dichosas 750 palabras, cuanto daño hacen… Y cuánto bien por otra parte, al menos en lo que a la parte “disciplinar” se refiere jajaj
    En cualquier caso, pese a no ser este mi genero (ni de dominio ni como lectora), me ha gustado bastante. He leído los dos textos y los he leído a gusto y de forma fluida.
    Sigue así, ¡nos leemos!
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s