En los años posteriores al asedio, se extenderían todo tipo de leyendas sobre la mañana en que la Fortaleza Willis fue destruida. Muchos juraron haber visto druidas o romanos fantasmales lanzando cascotes desde lo alto de las murallas. Hubo quien aseguró que fueron cuervos monstruosos los que arrancaron trozos del castillo para lanzarlo sobre los asaltantes. Todos mentían, nadie pudo relatar lo que pasó aquella fatal mañana, porque nadie sobrevivió.

A lo largo de los siglos la empinada colina pétrea que dominaba el valle había sido utilizada por muchos hombres. Para los habitantes del bosque había sido un otero, un lugar de reunión, una aldea druídica, un observatorio, un túmulo. El imperio la convirtió en un asentamiento militar. Y luego llegaron los monjes grises con su cruz a cuestas que construyeron una iglesia, un camposanto, una aldea y al final una fortaleza. Los usos cambiaron, las piedras no.

Aún antes de ser erigidos, aquellos muros fueron testigos silenciosos de disputas, asesinatos, traiciones, violaciones, mentiras, ejecuciones, avaricia… en suma, de la miseria humana. No vamos a decir que el hombre carezca de virtudes pero, en aquel lugar desgraciado, pocos hicieron gala de ellas. El evento que nos ocupa se desencadenó en gran parte por esa razón.

Cuando las fiebres rojas se llevaron a su padre y a su hermano mayor, el segundo hijo se nombró legítimo heredero de las tierras, la fortaleza y los vasallos. Ni un mes después su señor tío se presentó, al mando de un pequeño ejercito, para reclamar la heredad de su difunto hermano menor.

El ejercito asaltante trajo consigo el verano, parlamentos y documentos reales. Que como era de esperar, dieron paso a una época turbia de baladronadas y amenazas caducas, amagos de ataque y al cabo, el asedio. El portón de la muralla en forma de media luna se cerró y Lord Willis mandó decapitar a los emisarios de su señor tío y lanzar las cabezas colina abajo para que comunicaran su decisión.

La respuesta fue la construcción de una fila de patíbulos, donde cada semana se ejecutaba a la mujer, madre, hija o hermana de los vasallos encerrados en al fortaleza, al grito de que cualquiera que desertara pondría a salvo a su familia. Algunos lo intentaron, pero fueron atrapados y catapultados desde las almenas contra el campamento enemigo. Siempre de noche, para que los aullidos del desertor resonaran en el valle antes del impacto.

Las murallas soportaron con estoicidad las escaramuzas, los trabuquetes y las nieves, hasta que llegó el último día del asedio, sin que ninguno de los bandos tuviera la menor idea.

Las piedras que sujetaban el mecanismo de cadenas y poleas del rastrillo fueron la punta de lanza. Se dejaron caer, taimadas, sobre los guardias. Los gritos y el tremendo estampido de portón delantero al caer hicieron añicos la paz febril de aquella mañana. Hubo unos momentos de confusión en ambos bandos, pero cuando los acampados vieron que los guardias intentaban montar una barricada donde debería estar el rastrillo se precipitó el asalto final.

Los hombres del viejo Lord Willis entraron en tromba en el patio del castillo, como una furiosa marea erizada de espadas y picas. Las paredes esperaron. Muchos defensores, con el espíritu quebrado, prefirieron esconderse a la espera de una vía de escape, antes que enfrentarse a furia de los asaltantes. Los paredes esperaron.

En cuestión de minutos el campamento a los pies de la colina quedó vacío, la tensión acumulada arrastró hasta al último escudero al interior de aquel castillo maldito. En ese momento se desató el horror.

Los enormes bloques de piedra empezaron a desprenderse. Sin temblor de tierra, sin estruendos, sin aviso alguno los contendientes empezaron a ser aplastados por una inconcebible lluvia de enormes piedras negras, curtidas por los siglos y la miseria que habían presenciado. Primero las almenas, luego las torres pequeñas, los muros de la fortaleza interior. Por todos lados resonaban los gritos de luchadores atrapados bajo aquella lluvia de odio sólido. Los que intentaron correr colina abajo fueron aplastados por las rocas de las murallas, que en su ansia de venganza destruyeron hasta el campamento enemigo y la fila de patíbulos.

Por último, la torre principal se dejó caer por el lado escarpado de la colina donde había estado perchada demasiado tiempo. En sus entrañas arrastró a los Lores contendientes, ajenos a lo que sucedía hasta que el edificio se estremeció antes de estrellarse y estallar en una mezcla de piedra, desprecio y sangre.

Los hombres olvidan, las piedras no.

Anuncios

37 comentarios en “Las piedras no

  1. este relato lo escribí para la Escena 17 de Literautas. las premisas eran que contuviera un castillo y la frase “se acabó el juego”. yo usé la frase como título del relato, aludiendo al evento final… pero fui descalificado porque tenía haber estado dentro del cuerpo del texto. al final le cambié el título y aquí está.
    el texto original era como de dos mil palabras… la verdad es que la poda para que encajara en las 750 del taller le sentó bien. puede que lo vuelva a ampliar, sabiendo qué no quiero que contenga. pero por ahora queda tal cual.

  2. Excelente relato, lástima que haya quedado afuera de la recopilación. Por cierto, este título le queda mucho mejor que el original.

  3. Hola Sergio. Aunque este mes hayamos tenido la pifia de no cumplir uno de los requisitos, siempre nos quedarán los blogs.
    Me ha gustado mucho tu relato, sobre todo la atmósfera bélica que creas y la presencia del castillo como testigo de atrocidades varias. Me ha llamado la atención que no te hayas centrado en ningún personaje en concreto pero creo que ha sido un acierto.
    Por otro lado, si el título original era “Se acabó el juego” creo que me quedo con la versión definitiva porque resume mejor el argumento.
    ¡Un saludo!

    1. wenas Emmeline! bueno, no sé en tu caso pero yo sabía que me arriesgaba. no encontré una forma que me convenciera de añadir la frase al texto sin pasarme de las 750 palabras, así que decidí jugármela con el título, que al fin y al cabo era alegórico a la narración y fue la semilla de todo… aposté y perdí 😛
      pero el lado bueno es que, como dices, siempre nos quedarán los blogs y he aquí esta entrada tiene más comentarios que ninguna otra 😉
      un abrazo, nos leemos!

  4. Hola Sergio,
    Muy buen relato. Se nota trabajo, documentación y talento. El protagonista pasivo que es el castillo se convierte en el ángel exterminador ante la maldad humana. Es un acierto que los hombres no tengan mayor identificación porque hablas de la humanidad. Creo que una mayor extensión lo mejorara porque estas historias ganan con la profundidad

    Yo tampoco participo este mes. Escribí un horror que fue directo a la basura y después me atrapó otro relato para otra red de literatura.
    ¡Espero poderlo conseguir el mes que viene!
    Un abrazo

    1. jajaja, no creo que fuera tan horroroso, que ya llevo unos meses leyéndote … lo que me recuerda que hace unas semanas que no me asomo por tu rincón virtual. como se llama ese otro relato y donde lo puedo encontrar? para valorar si mereció el perderte en Literautas 😉
      un saludo, nos leemos!

  5. La historia esta muy bien contada, con un ritmo perfecto. Estoy de acuerdo con los demás, de que el título que has puesto en el blog es mejor que tu primera opción.

    ¡Y como dice Emmeline, menos mal de los blogs!

    ¡Nos leemos!

    1. muchas gracias por pasarte y comentar Wolfdux!! sep, uno de los efectos de tener que comprimir los relatos a las 750 palabras que nos exige el formato de Literautas es que suelen tener un ritmo endiablado. de hecho es muy probable que escriba una versión larga de este y desde ya estoy pensado que el ritmo va a ser mucho más pausado … a ver si lo capeo bien y no resulta un problema.
      un abrazo, nos leemos!

  6. Fantástico. Me ha encantado, es tan profundo y contiene tanta rabia y frustración sin tener ni un sólo personaje principal. Nos haces sentir el sentir de las piedras. “Las paredes esperaron”. Maravilloso simplemente. Gracias por compartirlo. Enhorabuena.

    1. juas Aina, que gusto que te haya llegado la historia. con esto de no tener un protagonista pensé que podía quedar un poco “difuso”, pero por lo que me comentas y por otros compañeros veo que al final supe hilar bien el asunto 😉
      muchas gracias por pasarte!
      un abrazo, nos leemos!! (y ya mismo me paso por tu relato, que este mes he tenido mil cosas y casi no he leído nada en el taller :P)

    1. muchas gracias por tus palabras Isabel! con lo que uno suda (y recorta) para ajustarse al formato del taller es un gustazo saber que el resultado transmite 😉
      nos leemos!

  7. Sabes que es lo que mas me gusta de tu escritura? la manera como vas pincelando la imagen, el modo en que cuando menos lo pienso estoy inmerso en tu mundo y no puedo ni quiero salir. Una pena lo del taller porque muchos se van a perder de esto. Pero me congratulo de yo haber llegado aunque sea un poco tarde, Un abrazo y felicidades.

    1. que ilusión me hace lo que dices José ^^ hago lo que puedo y gracias al taller y a los compañeros cada vez lo hago con más ganas y (creo) mejor.
      un abrazo! nos leemos!

  8. Qué pena que no entrara en el taller, es maravilloso, Sergio, mi parte favorita, sin menospreciar las que la siguen es la descripción que haces de los diferentes asentamientos que utilizaron aquellas piedras. Un gran trabajo. Me en-can-ta. y quiero la versión de 2000 palabras. jiji. saludos.

    1. jajaja, muchas gracias por pasarte Aurora… a mi también me gusta esa parte, de hecho los dos primeros párrafos los escribí del tirón y son el alma del texto. deseo concedido!! como le decía a Wolfdux lo más probable es que escriba una versión más larga. se me quedaron algunas cosas en el tintero y otras las amputé del texto para meterlo en las 750 benditas palabras. pero no pienso quedarme con eso dentro 😉
      un abrazo! nos leemos!

  9. Me gusta el ritmo y el rico lenguaje que empleas en este relato. Me gusta el título final más que el inicial. Me gusta la imagen de esa lluvia de odio sólido y me gusta la imagen, como siempre, con la que ilustras tus alumbramientos literarios.
    Para el próximo, déjate de tanto trasnoche y fíjate bien en las bases!!! jajaja
    Un beso, guapetón! 😉

    1. me pillaste!!! la resaca es muy mala consejera y peor musa xD… gracias por pasarte a dejarme unas palabras! lo de las imágenes para los textos se está convirtiendo en un parte activa de la creación de los relatos, je, me paso un buen rato buscando por la red y para algunos (por ejemplo para “En lo Alto de la Torre”) ya sé lo quiero poner antes de acabarlo 😉
      un besazo, nos leemos!

  10. Lo primero que quiero es felicitarte por tu texto, y darte las gracias por pasar por el mío y dejarme tu comentario.

    Es un relato donde en todo momento dejas constancia de tu buen saber hacer y sobre todo de las piedras, de las que casi nadie se acuerda a la hora de relatar. Pase el tiempo que pase, ya sean años o eras, siguen en el mismo sitio contemplando todo tipo de aventuras.

    Muy bien desarrollado, manteniendo la tensión necesaria hasta el final, así que te felicito.

    Enhorabuena.

    1. gracias por venirte tan lejos de Literautas a dejarme unas palabras Vicente! me alegro de que te guste y de que aprecies el oficio de este aprendiz de juntaletras 😉
      nos leemos!

  11. Muy buenas. Es curioso. me he asomado al blog desde Literautas un poco por curiosidad, a partir de un comentario que has hecho a un cuento de Aina. Y hete aquí que me encuentro con otro de los descartados de este mes… jajaja Si al final vamos a ser un ejército. El ejercito de los desheredados… En mi caso fue porque en lugar de decir “se acabó el juego” escribí “el juego ha terminado”. Lo curioso es que para este ejercicio escribí dos trabajos “que no se diga, abuelete” y “Bendígame, ilustrísima” y elegí el del abuelete, que era en el que había cambiado la frase por error. En fin, cosas que pasan.

    Por lo que respecta a tu cuento, coincido con que el título actual es más impactante. Lo repites dos veces. Para mi la segunda es casi innecesaria. “Los usos cambian. Las piedras no”. Fantástico.
    Respecto a tu cuento he de decir que tiene un principio absolutamente impactante: “Todos mentían (…) porque nadie sobrevivió”. Parece que nos estás invitando a abrir un paquete de palomitas y a sentarnos a disfrutar de una lectura de horror y miseria, como de hecho nos regalas. Dominas el lenguaje de una manera apabullante. Hay momentos en que casi se siente la necesidad de tener cerca un diccionario. Sin embargo consigues que, y eso es lo difícil, no suene pedante. Por otra parte, algunas de las imágenes son realmente interesantes “el ejército asaltante trajo consigo el verano…”

    En fin, enhorabuena. Buen texto. Muy buen texto.
    Nos leemos.

    1. ante todo gracias por animarte a comentar, el feedback siempre ayuda. me alegra mucho que encuentres el lenguaje sencillo, es uno de mis objetivos. la ciencia ficción y la fantasía están llenas de narraciones sobresaturadas de datos y descripciones. sabiendo que no me gusta procuro no tropezar con esa piedra 😉
      bendita fortuna que te trajo hasta el blog y gracias (otra vez) por detenerte a echar un vistazo.
      un saludo, nos leemos!

  12. ¡Excelente trabajo, Sergio!
    No sé por qué, pero siento que el nivel de narración de este cuento supera por lejos a todos los demás que he leído de vos. Tiene un trabajo tan… ay, no me sale jaja. La sintaxis de las escenas es perfecto. El desarrollo lineal que salta años, momentos, personas es increíble. Me dio la sensación de ser una historia que duraba milenios, que nunca terminaba (en el buen sentido). Trabajás de modo muy acertado el cómo un lugar puede permanecer igual pero puede ser habitado por un sin fin sucesos.
    Magistral, amigo. Sin palabras.

    1. jejeje.. me aprecias demasiado amigo xD. me alegra mucho que te gustara tanto, pero eres muy benevolente conmigo. a decir verdad la escena final me hubiera gustado alargarla un poco para salpicar de sangre al lector, y darte una alegría, pero el espacio limitado y el ritmo del texto dieron para lo que dieron 😉
      un abrazo amigo, nos leemos!

  13. Sergio, definitivamente me quedo con el Nuevo título de la historia. Es más, hay un pasaje en que las piedras adquieren el nombramiento de personaje principal cuando les otorgas cualidades humanas y dices:”Las piedras fueron la punta de lanza. Se dejaron caer, taimadas, sobre los guardias… Enormes piedras negras curtidas por los siglos y la miseria… Luchadores atrapados bajo aquella lluvia (de piedras) de odio solido.” Ademas de eso tu poder descriptivo, le da a la historia una fluidez sencilla de seguir. Enhorabuena

    1. gracias por pasarte por mi esquina Osvaldo! sep, las piedras son las protagonistas, de hecho hasta que le puse el fatídico título que lo descalificó en mi escritorio el documento se llamaba sólo “Piedras” 😉
      un saludo, nos leemos!

  14. Hola Forvetor, me acomodé al seudónimo:
    Tarde, pero me alegro de no haberme perdido este estupendo relato. Bueno, ya te han dicho lo bien que te quedó el trabajo y estoy muy de acuerdo con los comentarios anteriores. Personalmente, a mi también me parece el mejor relato de los tuyos que he leído. Me gustó la descripción, ágil pero muy recia que mantienes de principio a fin. Tiene mucha fuerza y la has combinado con una trama desarrollada de forma espléndida.
    Me apunto la frase final: Los hombres olvidan pero las piedras no. Te la robaré, con algùn arreglo, para alguna historia que escriba
    Muy buen trabajo. Espero leer tu relato de mayo en Literautas.
    Un abrazo

    1. jejeje… encantado de haberte servido de inspiración. 😉 a ver si cuando escriba la versión larga consigo mantener el ritmo y la tensión.
      muchas gracias por pasarte y dejarme un comentario.
      un saludo, nos leemos!

  15. Hola Sergio! como prometido, aquí estoy! Me ha gustado mucho tu relato. He aprendido palabras nuevas como “baladronadas” y he visto que se te ha escapado el acentillo de “ejército”. Je, je, je, me he levantado puntillosa hoy. Es un relato sorprendente y en mi humilde opinión podrías sacarle más jugo si pones más énfasis en que el castillo, o las piedras, son las protagonistas. Ya queda poco para el nuevo encuentro en Literautas. Un abrazo

    1. bien vista esa tilde… que había escapado a mi revisión y a la de mis betalectores … les va a caer una bronca! xD como ya he comentado varias veces por arriba seguro que habrá una “versión extendida”, a ver si estoy a la altura de las expectativas que he creado con este… que tensión!
      un abrazo, nos leemos!

  16. Hola Forvetor!
    Primeramente te agaradezco hayas pasado por Literautas (aún cuando no fue publicado tu relato) y por tus comentarios a BIPOLAR.
    Me alegra mucho me hayas catapultado a tu blog y así poder disfrutar de tus originales relatos.
    “Las piedras no” me gusta más que el título que causó tu descalificación, por así decirlo, jajaja. El tema del relato es serio, profundo, ligado a hechos y acciones terríbles que merecieron el castigo final, que nada se asocian a un juego que se ha acabado. De manera que voto por este título.
    Cada vez que te leo me queda la sensación de que te documentas muy bien sobre el tema que tratas. Por otro lado, me atrapas con tus descripciones y disfruto mucho del buen vocabulario que utilizas.
    Espero leerte este mes! Saludos y felicitaciones

    1. je, muchas gracias por los elogios! sí, suelo documentarme. de hecho para este relato busqué mucha información que al final ni aparece 😛 … en parte por eso acabaré escribiendo una versión más larga. y porque me quedé con ganas de meter un par de conceptos.
      un abrazo, nos leemos!

  17. Comentario número 31, juego en el mus, 13 al revés.
    Me ha gustado la personificación que haces de las piedras dándoles el papel protagonista. Un relato muy bien construido con su condimento de violencia. Me ha parecido “impactante” la forma de acabar con los desertores. En cambio el narrador me plantea algunas dudas. ¿Quién lo cuenta? Por lo que dice no sobrevivió nadie para contarlo. En un momento utiliza la primera persona del plural “no vamos a decir que…” ¿son varios los narradores? O está mando un plural mayestático y el narrador es el mismísimo Dios Nuestro Señor… Bueno, no le doy más vueltas, solo darte la enhorabuena por este relato y decirte que este ritmo de 750 le queda bien.
    Nos leemos,
    Por cierto iba a pasar algo el día 15 y aquí estoy, contando los minutos.

    1. sobre lo del narrador, justamente estaba jugando un poco con él. ya que no iba a tener un protagonista definido pensé en sacarle algo de partido a la “voz en off”. no había planteado si era dios o quién, pero el resultado me gusta, estoy seguro de que acabaré repitiendo 😉
      en cuanto a lo del día 15 … a decir verdad se ha retrasado por culpa mía, las personitas a las que embarqué han respondido estupendamente y al punto y al final soy yo el que ha tenido mil cosas en la cabeza y no ha cumplido con su parte … pero para este finde está todo en marcha. prometido ^^
      muchas gracias por pasarte por mi esquina y gracias por acordarte de mi/nuestra propuesta.
      un abrazo, nos leemos!

  18. sobre lo del narrador, justamente estaba jugando un poco con él. ya que no iba a tener un protagonista definido pensé en sacarle algo de partido a la “voz en off”. no había planteado si era dios o quién, pero el resultado me gusta, estoy seguro de que acabaré repitiendo 😉
    en cuanto a lo del día 15 … a decir verdad se ha retrasado por culpa mía, las personitas a las que embarqué han respondido estupendamente y al punto y al final soy yo el que ha tenido mil cosas en la cabeza y no ha cumplido con su parte … pero para este finde está todo en marcha. prometido ^^
    muchas gracias por pasarte por mi esquina y gracias por acordarte de mi/nuestra propuesta.
    un abrazo, nos leemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s