Reseñas

“Piel de Fantasma” de Rafael Marín

Si la semana pasada traía un libro con el que estaba más allá de lo satisfecho, una pena que esta no pueda ser igual de optimista. “Piel de Fantasma”, de Rafael Marín, me ha dejado bastante tibio. Creo que el problema fue, en parte, que tenía las expectativas muy altas.

34092189_10216522071065220_790733552554606592_n

Allá por finales de los noventa me leí su serie de comics “Iberia Inc.“, una suerte de Avengers españoles con mucho más carisma del que cabría esperar, y quedé francamente sorprendido. Se editó dentro la línea “Laberinto” de Planeta, junto con otro montón de miniseries de autores españoles y hasta una serie hermana: “Triada Vértice”. El caso es que me enamoré de la propuesta y desde entonces había leído algunas cosillas sueltas de Rafael y tenía ganas de hincar el diente a un buen montón de folios rellenos por él. Hasta que el los Reyes del año pasado me regalaron este libro.

Y mira tú que no me acabó de llenar. Aunque la temática de los relatos es muy de mi gusto, esa cotidianidad con pinceladas fantásticas (con alguna excepción que se lanza a la piscina del terror), las historias no me han llegado. Y no porque no fueran interesantes. En mi opinión, tan cualificada como la cualquier lector, es un problema de “exceso de información”. En varios relatos se repite el esquema de presentar una situación, los personajes y luego perderse en mil detalles y referencias a un evento/fragmento de nuestra historia/personaje ilustre, mientras intenta desarrollar la trama que va trompicones. En el cuento que más me gustó de la antología (“La piel que te hice en el aire”) el leitmotiv es la Movida Madrileña de principios de los ochenta. Son tantos los datos, los nombres de personajes afines al movimiento, las anécdotas que añade que al final el viaje catártico del protagonista casi parece una excusa para poder explicarte todo lo anterior. No pasa en todos, pero esa característica unida a un estilo poco ágil hizo que en ocasiones se me hiciera muy cuesta arriba seguir leyendo.

Con todo Rafael Marín es un escritor con un montón de folios rellenos de letras a sus espaldas y eso se nota. Hay oficio en la forma de redactar y los temas que trata y cómo los trata. Se nota en “Son de Piedra”, “Bliopolis” o “A veces corren” (que sería mi otro relato favorito de la antología”.

Puede que ese “exceso de información” no sea más que una manía de este lector. Pero en cualquier caso mis ganas de leer algo de Marín que me llegue como lo hizo aquel “Iberia Inc.” siguen intactas. Porque este volumen no las ha satisfecho ni de lejos.

Estoy seguro de que volveré sobre su rastro tarde o temprano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s