Todo acaba

Y este blog no es una excepción. Hace mucho, mucho tiempo en un Blogger muy lejano empecé a publicar los cuentos que escribía en el taller de escritura que tenía por aquel entonces. A partir de ahí mi historia con los blogs ha sido lo que podría considerar una “relación complicada”.

Soy trágicamente curioso y eso ha hecho que mis cuadernos online hayan resultado caóticos. Si lleváis algún tiempo por aquí ya lo sabréis más que de sobra. Me disculpo por eso.

El caso es que este camino llega hasta aquí. En este última etapa del blog he intentando tomarme en serio las posibilidades de tener una esquina digital donde contar cosas a quien quiera pasarse … y se podría decir que la jugada me ha salido demasiado bien.

Después de buscar consejo profesional, de pensar muy fuerte en lo que quiero conseguir y de lo que estoy dispuesto a empeñar en ello me doy cuenta de que este camino no es el adecuado.

En concreto esta forma de hacer el camino no es la adecuada. Así que me veo obligado a dar un volantazo a mi propio Cadillac fúnebre verde lima y buscar una nueva carretera.

Si estáis suscritos más pronto que tarde sabréis de mi y de mi nuevo proyecto. Si no pues suscribiros o echad un vistazo de vez en cuando.

Con todo, un afectuoso adiós… por ahora.

pd. si no entendisteis la referencia al Cadillac tampoco sabréis qué es la imagen que encabeza la entrada, ni el homenaje del título … y eso pone muy tristes a un montón de gatitos… pero como me preocupo por vosotros y no quiero que carguéis con eso en la conciencia os dejo este vídeo. de nada 😉
Anuncios