Relatos

A la luz de un nuevo mundo (IV)

—Viene del Capítulo III

Los hombres encargados del velamen se lanzaron cuerdas arriba y en cuanto las velas del bauprés estuvieron desplegadas la nave fue girando poco a poco. Entonces empezar a sonar los cañonazos. Ninguno impactó, “Pero ninguno de los primeros lo hace”, pensó Willem. La siguiente andanada estaría más cerca y a la siguiente ya empezaría a volar astillas de madera.

Sigue leyendo “A la luz de un nuevo mundo (IV)”

Anuncios
Relatos

A la luz de un nuevo mundo (III)

—Viene del Capítulo II

Por donde pasó fue informando sobre la ceremonia. Casi todos los indios se limitaron a asentir, alguna lo hizo con alivio y un par hasta se alegraron. Con los holandeses la cosa fue diferente; todos habían aprendido a sobrellevar las rarezas del capitán, sobre todo en lo tocante a Kuminaj, pero que un indio bendijera el barco antes del combate le pareció excesivo a unos cuantos. Los ánimos estaban caldeados y Willem tuvo que emplearse a fondo suavizar el tema. Y no iba mal, hasta que se encontró a Ruud. Estaba con otros tres hombres limpiando mosquetes y comprobando el estado de la pólvora.

Sigue leyendo “A la luz de un nuevo mundo (III)”

Reseñas

“Piel de Fantasma” de Rafael Marín

Si la semana pasada traía un libro con el que estaba más allá de lo satisfecho, una pena que esta no pueda ser igual de optimista. “Piel de Fantasma”, de Rafael Marín, me ha dejado bastante tibio. Creo que el problema fue, en parte, que tenía las expectativas muy altas.

Sigue leyendo ““Piel de Fantasma” de Rafael Marín”

Relatos

La Casa de los Anturios

Santa Cruz de Tenerife, a 28 de Junio de 2015

Hola vecino, me llamo Eugenio Báez. Vivo justo frente a usted, en la casa amarilla. Cuando lea esto me habré marchado. Soy tan cobarde que no he sido capaz de entregarle esto en mano, no sé cómo puede reaccionar y le tengo demasiado miedo a esa casa. Lo siento.

Cuando acabe de leer esta carta es muy probable que piense que soy un viejo loco. Y puede que tenga razón, ya no estoy seguro de nada. Sólo le pido que lea estas líneas hasta el final. Es muy importante.

Sigue leyendo “La Casa de los Anturios”

Relatos

Así comienza

El primer aviso del macabro final de la familia Maldonado llegó una mañana cualquiera, sin apenas causar revuelo.

Paula, la hija mayor, estaba lavándose la cara cuando vio a su derecha una marca de vaho en el espejo. No le dio importancia, pensó que quizá el agua caliente había empañado el cristal. Se giró a coger el cepillo de dientes y al volver a mirar el espejo la marca estaba directamente sobre su cara reflejada. Por instinto pasó la mano sobre ella para borrarla y seguir con su aseo.

Pero la marca no desapareció. Porque, en realidad, estaba al otro lado del cristal.

Relatos

Las piedras no

En los años posteriores al asedio, se extenderían todo tipo de leyendas sobre la mañana en que la Fortaleza Willis fue destruida. Muchos juraron haber visto druidas o romanos fantasmales lanzando cascotes desde lo alto de las murallas. Hubo quien aseguró que fueron cuervos monstruosos los que arrancaron trozos del castillo para lanzarlo sobre los asaltantes. Todos mentían, nadie pudo relatar lo que pasó aquella fatal mañana, porque nadie sobrevivió.

Sigue leyendo “Las piedras no”

Relatos

Sola, perdida y hambrienta

Se acordó de Raylai justo cuando pasaba por delante de la entrada del parque y se detuvo de golpe.
El rubito que la acompañaba, con el brazo sobre los hombros, se le quedó mirando con cara de tonto. Estaba borracho, como ella, y era mono. Le apetecía muchísimo llevárselo a casa y quitarle la pose hipster a chupetones, pero no podía dejar tirada a su amiga.
Sigue leyendo “Sola, perdida y hambrienta”